Líder o verdugo ¿Qué tipo de jefe eres?

http://delcasconsultores.mx/se-puede-emprender-sin-dinero/

Así como hay empresas y empresas, hay jefes y jefes. Pero si nos ponemos a analizar en detalle, vemos que las empresas verdaderamente exitosas, innovadoras e impulsoras de cambios -como Google por ejemplo- cuentan con jefes que lideran. Muchas otras, que se quedaron en el tiempo, son conducidas por jefes que más que jefes parecen verdugos. Tu… ¿qué tipo de jefe eres?

Todos sabemos que lo que hace la diferencia en cualquier negocio es el recurso humano. Podemos tener maquinarias de última generación, equipos, contactos, recursos, inversionistas, organización, eficiencia, tecnología… pero si no tenemos mano de obra, trabajadores, recursos humanos, no tenemos nada. Las empresas las hacen las personas, y el modo en que sean tratadas y consideradas repercutirá directamente en su estado de ánimo, sus ganas de trabajar, su ausentismo, su salud y finalmente, en la calidad del servicio que nuestra empresa brinde.

 

¿Máquinas o personas?

Lamentablemente, existen jefes que ven a sus empleados como un número y esperan que rindan como si fueran una máquina.

No les importa si cuentan con el descanso suficiente, con una alimentación nutritiva y ordenada, si trabajan en un ambiente laboral flexible y armonioso o si se sienten a gusto desempeñando sus tareas. Mucho menos les interesa saber si van a trabajar contentos, entusiasmados y con alegría, o si llegan a sus puestos de trabajo como si estuvieran ingresando a una sala de tortura.

Lo que estos jefes pierden de vista es que cuando una persona -en este caso un empleado- se siente valorado, tranquilo, considerado, incluido y respetado trabaja mucho mejor. La forma en que sea tratado lo motiva más que el salario mismo; lo incentiva, lo involucra, lo hace sentir útil e importante para la empresa. Como consecuencia lo vuelve una persona leal con sus jefes y compañeros.

 

A quién contratar

Conocer las habilidades, competencias y capacidades de nuestros empleados es clave para asegurarnos que su desempeño sea óptimo. Tampoco sirve un empleado que sólo toma el puesto por el salario pero que no tiene el menor interés o entusiasmo por la tarea que va a realizar.

Liderar un equipo de trabajo comienza por la selección de los recursos humanos, pero luego continúa con valorar, respetar y estimular a las personas que elegimos.

Es muy saludable conocer a las personas que trabajan junto a nosotros y hacerles saber cuán importantes son para nuestra empresa.

Lo único que nos diferencia hoy con las máquinas es nuestra capacidad de crear; lo mejor que podemos hacer por nuestra empresa es rodearnos de personas creativas que le agreguen valor a nuestro servicio. Para ello, es nuestra responsabilidad como jefes crear un entorno que los haga sentir cómodos.

¿Te habías antes preguntado qué clase de jefe eres? ¿Cuál es la relación que creas todos los días con tus empleados y con tus colegas? ¿Valoras la calidad humana de quienes te rodean? ¿Eres un líder o eres un verdugo?

Siguenos o regalanos un like: