Los errores más comunes que debes evitar en un nuevo negocio

LOS-ERRORES-MÁS-COMUNES-QUE-DEBES-EVITAR-EN-UN-NUEVO-NEGOCIO

¿Cuántas veces has visto desaparecer un negocio a poco de ser inaugurado? Demasiadas, ¿cierto? Pero sin embargo no parecían malos negocios… Eso ocurre porque muchos emprendedores cometen una serie de errores que los lleva al fracaso y a la bancarrota en escasos meses. Aquí te contaremos cuáles son esos errores en un nuevo negocio más comunes y que debes evitar. Si no los cometes, estarás mucho más cerca del éxito que del fracaso.

 

Confundir ganancia con inversión

Algo muy importante a tener en cuenta es que en los primeros meses no te harás millonario, ni mucho menos. Los primeros pesos que generemos en nuestro nuevo negocio deberán destinarse a recuperar la inversión (o devolver el financiamiento) y absorber los gastos iniciales. Este período dura al menos seis meses. El error común en esta instancia consiste en creer que ese primer dinero generado es ganancia y no recupero de inversión.

 

“Supercontratar”

El segundo error más común es contratar a muchos empleados. En un principio, cuantas más tareas podamos absorber nosotros mejor, pues cada empleado es un gasto fijo que deberemos cubrir a fin de mes. Y hasta que nuestro negocio llegue a estabilizarse, habrá días de muchos clientes pero también habrá otros de pocos clientes. Ningún dueño perderá prestigio por hacer “tareas menores”.
Antes de contratar más personal es fundamental que contemos con las estadísticas de los últimos meses y que éstas nos marquen un piso. Recién allí sabremos cuánto personal necesitamos para cumplir con la demanda de nuestra clientela.

 

La renta

¿Dónde vas a instalar tu nuevo negocio? Sabemos que la ubicación es importante pero ojo, muchas veces pagamos rentas muy altas por locales que si bien cuentan con una buena ubicación, son muy pequeños o inadecuados. Evaluar la ubicación es indispensable, pero no es el único detalle a tener en cuenta a la hora de elegir el lugar, sobre todo si recién comienzas.

Lo mejor es elegir un lugar en el que podamos establecernos y que la reputación o el status venga de la mano de nuestra calidad. Hay zonas comerciales que dan status pero es un error muy usual que instalarse en esos lugares termine haciendo que la renta nos “coma” las ganancias.
Si puedes iniciar tu negocio desde tu hogar (por ejemplo si eres un prestador de servicios como diseño gráfico, contabilidad, etcétera) sería ideal. Puedes armarte una oficina virtual y si necesitas generar reuniones de trabajo puedes alquilar una oficina por horas.

 

Cuida tu proyecto

Nunca descuides tu negocio porque a nadie le interesa tanto que funcione como a tí. Hay un viejo dicho que dice “el ojo del amo engorda el ganado”. Verifica que todo funciona correctamente, que cumples con tus clientes, que respondes todas las consultas y que prestas correctamente tus servicios.
Uno de los más graves errores es ausentarse en los primeros tiempos y dejar tu proyecto en manos de tus empleados. Ya habrá tiempo para delegar o para irte de vacaciones y que todo siga funcionando correctamente. Pero para ello necesitas estar ya asentado en tu negocio, en el mercado y con tus clientes.

 

La idea es sólo el comienzo

Si quieres que tu negocio sea exitoso, debes entender que la idea es sólo el 5%. El otro 95% es trabajo, dedicación y esfuerzo.
Cuida tu inversión, gana prestigio con la calidad de tu servicio; evalúa el costo-beneficio del inmueble que rentes y nunca descuides tu proyecto.
¿Eres un dueño responsable y un jefe atento, presente y leal?

Siguenos o regalanos un like: